sábado, 8 de noviembre de 2008

¿Qué flauta elijo para empezar?

Esa es la gran pregunta que todos nos planteamos o nos hemos planteado alguna vez. La respuesta depende de muchos y muy variados factores pero en este mundo que nos ha tocado vivir casi todo se limita a la respuesta a esta pregunta: ¿cuánto dinero me quiero o puedo gastar? Una buena flauta es un instrumento caro así que debemos pensarlo bien y barajar todas las opciones antes de decidirnos por algo en concreto.

Para empezar debemos descartar por completo la compra de un instrumento de facturación dudosa. En este grupo podemos incluir las conocidas flautas pakistanies. No es que esté menospreciando la calidad de la artesania o la industria de Pakistán pero es un país en el que, por la razón que sea, han proliferado las fabricas de de instrumentos de calidad deplorable. Existe la leyenda urbana de que vez en cuando aparece una flauta de factura pakistaní con unas características aceptables, pero yo nunca me he topado con ninguna y dudo mucho que lo haga. (El día que me encuentre una flauta pakistaní que suene medio bien sereis los primeros en saberlo ;-)

Sin embargo existen otras muchas alternativas que nos permitirán tener una buena herramienta para el aprendizaje sin tirar el dinero a la basura o gastarnos cantidades de dinero prohibitivas. A saber:
  • flautas de otros materiales diferentes de la madera
  • modelos de estudio
Otros materiales
Existen constructores que fabrican flautas de resina plástica bien sea para abaratar el coste final del instrumento o por utilizar materiales diferentes de la madera. Estas flautas las podemos encontrar (siempre según el constructor) en unos rangos de precio bastante asequibles, entre 300 y 500 euros. Se dice que el material influye en el sonido del instrumento, pero esa es una cuestión que ni voy a tratar en esta entrada ni nos importa demasiado si estamos empezando (hay otras muchas cuestiones técnicas como la embocadura, la digitación, la respiración, la ornamentación, la articulación, etc. más importantes al principio).

Algunos de los constructores que utilizan materiales sintéticos para la fabricación de sus flautas son Michael Cronnolly (M&E Flutes), Desi Seery (no pongo la web porque parece estar fuera de servicio) o Rob Forbes. Seguro que hay muchos más pero estos son los que me han venido a la cabeza de momento.

Si el precio de estas flautas todavía se nos escapa del bolsillo, podemos encontrar flautas de bambú que nos servirán perfectamente para iniciarnos (yo empecé con una flauta de bambú). Este material abarata muchísimo el coste final de la flauta por lo que podemos tener una buen instrumento de estudio rondando los 100 euros (a veces incluso por menos). Algunos constructores son: Billy Miller, Romy Benton o Erik Sampson entre otros. La mejor flauta de bambú que he probado jamás la construyó Patrick Olwell, desgraciadamente ha dejado el bambú de lado aunque de vez en cuando salen algunas de sus flautas de bambú en ebay, alcanzando precios de escándalo eso sí.

Modelos de estudio
Hay algunos constructores que fabrican flautas de madera a las que eliminan adornos, llaves y todo lo que encarece el precio final para ofrecer unas flautas asequibles pero con las mismas características que sus modelos más caros. Uno de estos constructores es Casey Burns con su modelo Folk Flute.

A veces vale la pena esperar un poco hasta encontrar un instrumento que realmente nos pueda ayudar a aprender. Es muy desesperante empezar con una flauta mala ya que nos dificultará muchísimo el camino. Aprender con una flauta mala es como intentar construir una casa con materiales defectuosos, al principio podremos entrar a vivir pero un día se nos caerá encima y nos aplastará.

Cuando tengais las cosas un poco más claras os recomiendo que os deis una vuelta por este directorio de fabricantes, encontrareis los que os he nombrado en esta entrada y muchos más.

1 comentario:

Peace dijo...

Hola! Como escribo un blog (www.diariodeunhippie.com) sé lo que se agradecen los comentarios, así que ahí va el primero. Me parece excelente la idea de tu blog, y muy util. Yo sólo he tocado el whistle (y no demasiado bien, la verdad) y acaricio la idea de pasar a la travesera, asi que me viene muy bien este post, pues no sé por donde empezar, no conozco sitios en Madrid. Te seguiré con atención.Bye